Clivia Minata

 

 

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Nombre científico o latino: Clivia miniata

– Nombre común o vulgar: Clivia.

– Familia: Amaryllidaceae (Amarilidáceas).

– Origen: Sudáfrica.

– Etimología: el nombre genérico deriva del de la señora Clive, duquesa de Northumberland.

– Planta herbácea de raíces carnosas.

– Alcanza a 50 cm de altura.

– Las hojas son planas, gruesas y trenzadas, con un color verde oscuro muy típico.

– Posee grandes flores de color anaranjado.

– Las flores nacen en el extremo de un tallo floral a finales de invierno o principio de la primavera y la floración continúa hasta mitad del verano.

– Después de la floración aparece un fruto de bayas verdes y en la madurez de color rojo vivo que adorna la planta durante el invierno.

– La Clivia es una planta muy resistente y sencilla para cultivar los aficionados principiantes.

– Muy popular como planta de interior. Se cultiva en jardines por la belleza de sus flores en climas cálidos, subtropicales y mediterráneos.

– Da resultados excelentes en patios de climas benignos.

– Luz: buena iluminación, pero jamás al sol, siempre a la sombra.

– Temperaturas: debe protegerse de las heladas. La clivia pierde las hojas a -2ºC, pero resiste hasta -7ºC, rebrotando en primavera.

– Al ser poco resistente al frío, resulta adecuada para maceteros o jardineras en interior.

– Humedad: tolera el aire seco. No soporta la calefacción.

– Plantación en maceta pequeña, ya que se da la curiosidad de que florece mejor con las raíces comprimidas, al revés que la inmensa mayoría de plantas.

– Riegos abundantes durante la floración (al menos una vez a la semana) pero sin encharcar la planta. Sufre por excesos de riego.

– Si se desea una floración espectacular, debe tener un plan de riegos parecido al de los cactus: pasar sed en invierno y reanudar el riego en primavera.

– Las hojas carnosas almacenan suficiente agua para que la planta no muera de sed en invierno.

– Abonado: en la época de máxima actividad vegetativa se abonará quincenalmente, con un abono completo, que incluya microelementos a poder ser.

– Limpieza: de vez en cuando hay que limpiar el polvo de las hojas con un paño húmedo o una esponja empapada en agua tibia. No usar abrillantadores.

– Cortar las inflorescencias marchitas para impedir la fructificación que es decorativa, pero desgasta mucho.

– Multiplicación: se efectúa por división de los retoños laterales cuando éstos aparecen al lado de la cepa madre, y tienen 4 ó 5 hojas.

– División de matas en primavera, tras la floración.

– Mediante la reproducción por semillas tardará más tiempo en florecer que si se multiplica por división de retoños.

– Una vez maduras las semillas, se deben sembrar rápidamente , ya que el poder germinativo disminuye rápidamente a partir de los 2 meses.

– La siembra se realiza en bandejas, siendo las multilóculos las más aconsejables para evitar los daños en la raíz al trasplante, o en macetas de 6-7 cm, sobre sustrato esterilizado de turba enriquecida y arena.

– Se cubren ligeramente las semillas y se coloca un cristal sobre la bandeja para mantener la humedad. Requiere una temperatura en el sustrato de unos 20 ºC. La germinación se produce al mes o mes y medio.

– Trasplante: el primero se realiza a los 12-15 meses de la siembra a macetas de 10 cm y el segundo a los 24-28 meses a macetas de 14 cm

– PLAGAS, ENFERMEDADES Y TRASTORNOS DE LA CLIVIA

– Cochinilla algodonosa (Pseudococcus citri): es la plaga más frecuente. Suele atacar a la base de las hojas, donde se aloja, dificultando así su eliminación. Eliminarlas a mano con un algodón empapado en alcohol metílico. Pueden realizarse tratamientos a base de malation o dimetoato.

– Colletotrichum cliviae es un hongo que ataca a la clivia formando manchas pardas en líneas a lo largo de las hojas y se combate eficazmente con oxicloruro de cobre, zineb o captan.

– Roya: también pueden aparecer manchas rojizas por ataque del hongo Roya. Tratamiento con fungicida.

– Entre los trastornos, son frecuentes las quemadoras por rayos solares, que provocan el amarillamiento y la deshidratación de las hojas.

– En este caso habrá que proteger a la planta del sol y aumentar la humedad ambiental.

– Carencias de elementos: el amarilleamiento también puede producirse por carencia de nutrientes.

– No hay que preocuparse si no florece al año siguiente de haberla plantado puesto que florece mejor cuando las raíces se encuentran comprimidas.

– Por este motivo, nunca debemos cambiar la planta de maceta, a menos que esté excesivamente llena por la presencia de nuevos brotes. Además, es una forma de tener varias flores en una sola maceta.
Fuente: http://fichas.infojardin.com/bulbosas/clivia-miniata.htm

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

2 comentarios to “Clivia Minata”

  1. Thank!! [?]

    Maribel~~

  2. angie paola Says:

    divina esta flor mm lindisima la mo jajja divina🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: