Amanecer


¿No es acaso el alma que reclama

su territorio y dominio?

¿No es quizás emoción enterrada

que clama y grita ser escuchada?

Ahogando su lamento aguardas

silenciando el pulso…

silenciando el alba.

Como rozando cristales suenas

chirriando, mientras deslizas

pies y manos en la caída.

Llegas a lo más profundo

a soledad infinita que (no mata) reconcilia…

y vaciando los bolsillos de penas

te elevas en la noche hacia la aurora.

Y en la contemplación de la aurora

en un nuevo amanecer,

te encuentro…

*

Mbel

*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: